Sobre la superdotación

Las primeras creencias entendían la superdotación como un rasgo innato, simple e inmutable.

La evolución del concepto, asociado permanentemente al de inteligencia y su posible medida, dio la oportunidad a una concepción más amplia y cambiante del constructo, pasando a concebirla como un concepto multidimensional adherido a desarrollo y cambio.

Las nuevas concepciones de la superdotación se orientan hacia la opción del talento y aceptación de todas y cada una de las maneras en que éste se manifieste, admitiendo las altas capacidades y la posibilidad de optimizar su desarrollo con las oportunidades educativas adecuadas para ello.

La superdotación basada en el cociente intelectual “alto” (C.I. > 130) es una concepción de carácter psicométrico que, desde hace mucho tiempo, viene prevaleciendo, en donde los rasgos cuantitativos son los que destacan, sin admitir ningún tipo de gradación, ni aportaciones sobre los procesos que intervienen.